Tarta de ganache de chocolate

Postre de ganache de chocolate

Para hacer la ganache, corte la mantequilla en trozos pequeños y déjela ablandar a temperatura ambiente. A continuación, corte el chocolate en trozos pequeños. Caliente la nata a fuego medio-alto. Cuando rompa a hervir suavemente, viértala sobre el chocolate y déjela reposar unos minutos. Batir hasta conseguir una consistencia suave. Añadir la mantequilla blanda, batir, tapar y reservar.

Para montar la tarta, bata la ganache. Si sus tartas tienen forma de cúpula, corte un poco la parte superior para igualarlas. Con una espátula de punta, comience a cubrir el pastel colocando una gran porción de ganache en el centro y distribuyéndola uniformemente. Coloque con cuidado el segundo pastel encima, con el lado de las migas hacia abajo.

Calorías de la tarta de ganache de chocolate

El ganache de chocolate es el arma secreta definitiva para todas las cosas dulces porque es facilísimo de hacer, increíblemente versátil y añade un toque de lujo a todo lo que adorna. Puedes untarlo en tartas como glaseado de ganache de chocolate, verterlo sobre helados, hacer goteos extravagantes o enrollarlo para hacer trufas.

->  Pierna de cabrito al horno con patatas receta

Todo lo que necesita es chocolate y nata para hacer ganache de chocolate. Puede utilizar cualquiera de los tres tipos de chocolate que desee: negro, con leche o blanco. Pero hay algunas reglas generales importantes que hay que seguir para obtener los mejores resultados.

Regla general: cuanto mejor sea el chocolate, mejor será el sabor. Recomiendo utilizar bloques de chocolate de buena calidad, como Plaistowe, Ghiradelli y Lindt, que se compran en el pasillo de la panadería de las tiendas de comestibles, y evitar el chocolate Couverture a menos que sea un pastelero experimentado.

La cantidad de nata necesaria variará en función del chocolate que se utilice, ya que el chocolate negro es más firme que el blanco. Por lo tanto, utilizaremos más nata para el chocolate negro y menos para el chocolate blanco para conseguir la misma consistencia de ganache:

Ganache de chocolate y caramelo

Esta sección no cita ninguna fuente. Por favor, ayude a mejorar esta sección añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado. (Noviembre 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El ganache se hace normalmente calentando partes iguales en peso de nata y chocolate troceado, calentando primero la nata y vertiéndola después sobre el chocolate. La mezcla se remueve o se bate hasta que quede suave, y se añaden licores o extractos si se desea. Se suele añadir mantequilla para dar al ganache un aspecto brillante y una textura suave. La adición de jarabe de maíz también le da un color brillante y se utiliza para endulzar el ganache sin el efecto secundario de cristalización que producen otros azúcares. Dependiendo del tipo de chocolate que se utilice, del fin al que se destine el ganache y de la temperatura a la que se vaya a servir, se varía la proporción entre el chocolate y la nata para obtener la consistencia deseada. Normalmente, se utilizan dos partes de chocolate por una de nata para rellenar tartas o como base para hacer trufas de chocolate, mientras que la proporción de uno a uno se suele utilizar como glaseado. Si se utiliza chocolate blanco, la proporción estándar es de 3 partes de chocolate por 1 de nata. En general, se prefiere la nata para montar, para conseguir un ganache más cremoso y espeso. Esto se combina bien con el chocolate negro de entre 60 y 82%. Si el chocolate se agarrota mientras se mezcla con la nata caliente, añadir cucharada a cucharada de agua caliente a la mezcla puede remediar el problema.

->  Postres caseros fáciles (riquísimos)

Pastel de ganache de chocolate belga

Para hacer la ganache, cortar la mantequilla en trozos pequeños y dejar que se ablande a temperatura ambiente. A continuación, corte el chocolate en trozos pequeños. Caliente la nata a fuego medio-alto. Cuando rompa a hervir suavemente, viértala sobre el chocolate y déjela reposar unos minutos. Batir hasta conseguir una consistencia suave. Añadir la mantequilla blanda, batir, tapar y reservar.

Para montar la tarta, bata la ganache. Si sus tartas tienen forma de cúpula, corte un poco la parte superior para igualarlas. Con una espátula de punta, comience a cubrir el pastel colocando una gran porción de ganache en el centro y distribuyéndola uniformemente. Coloque con cuidado el segundo pastel encima, con el lado de las migas hacia abajo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad