Mi perro tiene un bulto blando en el cuello

Bulto en el cuello del perro del tamaño de una pelota de golf

¿Tiene su perro un bulto o protuberancia en la piel o debajo de ella? Aunque los bultos y protuberancias son más comunes en los perros mayores, los perros jóvenes también pueden tenerlos.1 La mayoría de los bultos y protuberancias son benignos (no cancerosos), pero algunos pueden ser malignos (cancerosos). Cuanto mayor sea su perro, mayor será su probabilidad de padecer bultos malignos. La buena noticia es que la detección y el tratamiento tempranos de los bultos cancerosos pueden aumentar las posibilidades de curación.2

Los bultos y protuberancias benignos carecen de la capacidad de invadir otros tejidos y de extenderse a sitios más allá de donde están presentes. La gran mayoría de ellos no son motivo de preocupación, pero los que siguen creciendo pueden causar problemas, como restringir el movimiento o la respiración debido al tamaño del bulto, o que su perro se rasque continuamente porque le resultan irritantes. Si los bultos benignos causan problemas, debe considerarse su extirpación.1

Los lipomas son la masa benigna más común que pueden tener los perros; a menudo se encuentran bajo la piel de los perros de edad avanzada3, y son más comunes en los perros obesos.1 Suelen ser tumores redondos y blandos de células grasas que crecen muy lentamente y rara vez se extienden1, por lo que pueden pasar hasta seis meses antes de que se vea algún cambio3.3 Los lipomas pueden diagnosticarse fácilmente con una aguja fina.

->  Como revivir a un perrito recien nacido

Fotos de tumores y quistes en perros

Afortunadamente, la mayoría de los bultos que encontramos en nuestros perros no son malignos. Es habitual que los perros mayores desarrollen bultos en diversas partes del cuerpo. El problema es que no hay una forma clara de determinar si el bulto es canceroso con sólo mirarlo.

La siguiente lista está diseñada para darle una mejor idea de los tipos de bultos que se encuentran en los perros. No se trata de diagnosticar a su perro. Hay ciertas descripciones de bultos en los perros, pero muchos pueden parecerse mucho.

Su veterinario de cabecera podrá echar un vistazo y decirle si le preocupa o no. Siga leyendo para saber más sobre cómo los veterinarios identifican los bultos y qué se puede hacer para tratarlos.

Estos tumores cutáneos, que se diagnostican con frecuencia, pueden aparecer de forma múltiple o con el tiempo. Dependiendo de la localización, los tumores de mastocitos pueden extirparse quirúrgicamente. Los tumores agresivos que ya se han extendido (metastatizado) a los órganos pueden tener un mal pronóstico.

Tienen una apariencia similar a la de un grano y es posible que incluso pueda ver lo que parece un grupo de sustancia oscura o cursi en su interior. Nunca pise ni intente drenar un quiste sebáceo. Eso le causará dolor a su perro y puede dejar la piel vulnerable a la infección.

Bulto bajo la piel del perro que se mueve

Encontrar un bulto o protuberancia en su perro es probable que desencadene una oleada de miedo y ansiedad, especialmente si surge de repente de la nada. La mayoría de las veces, nuestra mente salta inmediatamente al peor escenario: mi perro tiene cáncer.

->  Los 5 reinos animales y sus caracteristicas

Afortunadamente, menos de la mitad de los bultos en los perros son malignos, o cancerosos, y la mayoría son tratables. De hecho, los bultos en la piel o debajo de ella son las masas más comunes en los perros, y representan aproximadamente un tercio de todos los tumores.

Los bultos y protuberancias aparecen en los perros por diversas razones, muchas de las cuales no suponen una amenaza para la vida de su perro. El bulto puede ser un absceso secundario a una picadura de insecto, un folículo piloso inflamado, un crecimiento graso benigno (no canceroso) o una enfermedad más grave, como el cáncer.

Encontrar un bulto en un perro no significa necesariamente lo peor, pero es importante que un veterinario lo evalúe para asegurarse de que se obtiene un diagnóstico adecuado y se inicia un plan de tratamiento si es necesario.

En la mayoría de los casos, es conveniente programar una cita que le resulte cómoda, como el siguiente día libre del trabajo. Sin embargo, si el bulto o la protuberancia está caliente al tacto, crece rápidamente, produce pus o secreciones, sangra activamente o si su perro siente dolor, debe llevarlo a un hospital veterinario de urgencias para que reciba una atención más urgente.

Bulto en el cuello del perro cerca de la garganta

Sabemos lo preocupante que puede ser encontrar un bulto en su perro, pero es importante recordar que hay varios tipos diferentes, muchos de los cuales no causan problemas o pueden ser fácilmente tratados. Acuda siempre al veterinario para que revise los nuevos bultos, aunque parezcan inofensivos, y especialmente si han aparecido rápidamente o están causando problemas.

->  Flora y fauna de panama

Tumores benignos: a pesar de ser un tipo de tumor (un grupo de células que crecen sin control), los tumores benignos son de crecimiento lento y no se extienden al resto del cuerpo. Los tumores benignos no suelen causar problemas a menos que se interpongan en otras partes del cuerpo, causen irritación o se infecten. Los tumores benignos más comunes en los perros son:

Es conveniente que revise periódicamente a su perro en busca de bultos. Es posible que tengas que palparlos en lugar de buscarlos, sobre todo si tu perro tiene un pelaje grueso. Si encuentras un bulto o una hinchazón, haz una foto, anota su tamaño (por ejemplo, comparado con el de una moneda) y ponte en contacto con tu veterinario. Hay que revisar todos los bultos, incluso si tu perro ya tiene alguno. Esto se debe a que cada nuevo bulto puede ser diferente del anterior.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad