Donde reportar un perro que ladra mucho

perro de montaña de berna

Haz saber al dueño del perro que te preocupan los ladridos y dale la oportunidad de corregirlos. Para motivar al dueño del perro, mencione que informará de su preocupación al Ayuntamiento si los ladridos continúan.

Le pedimos su nombre, dirección y número de teléfono porque nos ponemos en contacto con usted para hablar de su preocupación y explicarle los pasos a seguir. Mantenemos la privacidad de su información. Aunque permitimos las denuncias anónimas, sólo se registran, no se investigan.

Si el fiscal de la ciudad aprueba los cargos, se fija una fecha de juicio.  Tendrá que asistir al tribunal y verificar los detalles que registró en el paquete de ladridos. Al asistir al tribunal, el propietario del perro que ladra conocerá su identidad.

detener los ladridos de los perros

Si tiene problemas con los ladridos de un perro, debe presentar una queja por escrito al refugio de animales que presta servicio en su zona.Para presentar una queja, debe escribir una carta que incluya lo siguiente

1. Al recibir una queja por escrito que implique un ruido excesivo, el Departamento emitirá una notificación por escrito al propietario en la que se le informará de la queja por ruido y se le pedirá que la elimine inmediatamente. La notificación escrita describirá los factores de ruido excesivo que constituyen la base de la queja. (Modificado por el Ord. nº 185.021, en vigor el 8/6/17).

2. Las quejas al Departamento deberán presentarse por escrito, e incluirán el nombre, la dirección y el número de teléfono del denunciante o denunciantes, así como la dirección del propietario del perro y una descripción del ruido.

1. Si, después de 15 días a partir de la emisión de la notificación por escrito de conformidad con la subsección (a) anterior, se recibe una segunda queja del denunciante junto con una queja por escrito de un denunciante adicional que reside en una residencia separada dentro de una proximidad razonable al perro (s), el Departamento deberá, mediante una notificación por escrito, requerir que el denunciante o denunciantes y el propietario del perro o perros a comparecer en una reunión ante un representante del Departamento para discutir las posibles formas de resolver el problema. El Departamento puede proceder a una reunión basada en una segunda queja de un solo denunciante si el Departamento determina que el ruido afecta a ese denunciante. Si el problema sigue sin resolverse, el asunto se fijará para una audiencia según lo dispuesto en la Sección 53.18.5. (Modificado por el Ord. nº 185.021, en vigor el 8/6/17).

ladridos de perros después de las 10 de la noche

Las autoridades locales son responsables de todas las actividades operativas. Están facultadas para nombrar guardianes de perros, proporcionar refugios para perros, confiscar perros, imponer multas in situ y emprender acciones judiciales contra los propietarios.

Se recomienda encarecidamente a todos los propietarios de mascotas que esterilicen a sus perros si no tienen intención de criarlos de forma responsable y cuidadosa. Así se reducirá el número de cachorros no deseados. Los perros machos castrados son menos propensos a vagar o mostrar agresividad. Estos procedimientos también reducen el riesgo de que su mascota contraiga enfermedades potencialmente mortales.

Los ladridos excesivos de los perros que causan molestias a cualquier persona constituyen un delito. El Juzgado de Distrito puede dictar una orden que exija la reducción de los ladridos excesivos de un perro, puede limitar el número de perros que se pueden tener en un local o puede ordenar que se entregue un perro a un guardián de perros como perro no deseado. Puede presentar una denuncia por ladridos excesivos ante el Tribunal de Distrito en virtud de la normativa sobre ruidos.

Mientras se encuentren en un lugar público, estos perros, o las razas y cruces de los mismos, deben ser mantenidos con una correa corta y fuerte (sólo hasta 2 metros de longitud) por una persona mayor de 16 años que sea capaz de controlarlos. Además, cada perro debe llevar un bozal seguro.

shar pei

Los ladridos eran incesantes. Tanto de día como de noche, los agudos ladridos del pequeño perro crispaban los nervios de Gary Leonard, y a veces le despertaban del sueño. Leonard y su mujer, residentes en Echo Park, estaban hartos y acabaron presentando una queja al Departamento de Servicios para Animales de la ciudad. Leonard, sin embargo, se sintió frustrado por el ritmo del proceso de audiencia del departamento. «Era una tontería el tiempo que se tardaba», recuerda, y añade que soportó los ladridos del perro durante más de un año y se presentó a dos audiencias antes de que la mujer retirara a su perro.

Estas quejas -sobre la lentitud del proceso y la falta de rigor de la ordenanza sobre ladridos de la ciudad- hicieron que las autoridades actuaran finalmente. El Ayuntamiento de Los Ángeles votó por unanimidad el martes para modificar la ley sobre ladridos de la ciudad, imponiendo multas a los propietarios de perros que ladran excesivamente, incluso si los caninos no tienen licencia de la ciudad. Según los cambios, los propietarios de perros se enfrentarán a multas a partir de 250 dólares por la primera infracción, 500 dólares por la segunda y 1.000 dólares por la tercera si una audiencia realizada por el Departamento de Servicios para Animales determina que el perro ladra demasiado. Pero, ¿exactamente cuántos ladridos son excesivos?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad