A mi bebe le suena el estomago como agua

gorgoteo estomacal de un bebé de 4 meses

El viento es una causa común de malestar y disgusto en los bebés. Aine Home, The Reflux Lady, detalla de dónde viene el viento y cómo prevenirlo.El viento, hacia arriba o hacia abajo, puede ser una fuente de gran angustia para los bebés.    El viento forma parte de la vida normal de todo el mundo; sin embargo, para nuestros bebés puede ser una fuente de graves molestias.¿Por qué nuestras preciosas cositas parecen sufrir de forma tan desproporcionada con estos problemas?

El viento es aire, aire acumulado en el cuerpo.    Los bebés tragan aire cuando lloran, ríen y respiran.    Toman aire con la leche si su enganche no es perfecto, y puede crearse aire en su sistema digestivo.Entender el origen del viento en el cuerpo de tu bebé es una clave para reducirlo.    Puede que tengas que dar unas cuantas vueltas para dar en el clavo, y cuando lo consigas, la paz, la calma y la alegría que te proporciona un bebé feliz merecen el esfuerzo.

Si tu bebé derrama leche al beber, traga, balbucea o se ahoga al beber, si el bebé se balancea dentro y fuera del pecho o si puedes oír el chapoteo de la leche en la barriga del bebé, es muy probable que el agarre no sea perfecto.    Te recomiendo que acudas a una asesora de lactancia certificada internacionalmente para que evalúe el enganche y la lengüeta.No debería sorprenderte que el sistema digestivo de tu bebé sea inmaduro al nacer.    El desarrollo del sistema digestivo de un bebé puede verse fácilmente por el aspecto más bonito de una sonrisa de bebé: sus dientes.

->  Por donde respira el atun

por qué el estómago de mi bebé hace ruidos

Angela Ogunjimi es una escritora y editora premiada desde 1994. Ha sido reportera de información general en dos periódicos y redactora de negocios en dos revistas. Escribe sobre nutrición, obesidad, diabetes y control de peso para un proyecto de los Institutos Nacionales de Salud. Ogunjimi tiene un máster en sociología por la Universidad George Washington y una licenciatura en periodismo por la Universidad de Nueva York.

Cuando oiga el ruido de la barriga de su hijo, debería apreciar la sofisticada maquinaria que es el cuerpo humano. La mayoría de esos ruidos, a pesar de ser a veces sorprendentes o desagradables, son bastante normales. Estos ruidos son producidos por los intestinos de tu hijo, los grandes órganos que procesan los alimentos que ingiere. Como los intestinos son piezas largas y huecas, es de esperar que los sonidos intestinales normales sean como los del líquido que fluye por las tuberías de agua cuando su trabajo se hace eco en toda la cavidad abdominal de su hijo. Si tu hijo come con normalidad, hace sus deposiciones con regularidad y no se queja de dolor ni de vómitos, los sonidos que escuchas de su vientre son probablemente una señal saludable de que su sistema digestivo está simplemente funcionando. Por el contrario, si los ruidos que nunca antes había oído van acompañados de otros síntomas o si no oye ningún ruido, incluso con el oído pegado a su estómago, póngase en contacto con su pediatra inmediatamente.

la barriga del bebé retumba cuando se alimenta

Una de las principales preocupaciones de cualquier padre es la salud del bebé en todo momento. Cualquier cosa desconocida o fuera de lo normal, que se sepa, puede ser una gran preocupación en las familias. Cuando el estómago del bebé suena como agua, es normal sentirse nervioso y asustado ante la idea de que algo pueda estar mal.

->  Cuanto tiempo duran pegados los perros

Sin embargo, el sonido abdominal es totalmente normal en los bebés, especialmente en los menores de 3 años. Esto se debe a varios motivos, pero el más común es la inmadurez del aparato digestivo del bebé en sus primeros meses de vida. Aunque nunca hay que pasar por alto algo relacionado con la salud de los niños, ya que hay otras causas más preocupantes relacionadas con que su estómago suene a agua.

Esos sonidos abdominales, que parecen olas en el mar y por eso se describe que el estómago suena como agua, es algo muy normal en los bebés pequeños. Los sonidos pueden estar motivados por diferentes causas, aunque las más comunes, y nada preocupantes, son las siguientes.

En la mayoría de los casos, que el estómago del niño suene como agua es totalmente normal y no debe ser motivo de gran preocupación. Sin embargo, es muy importante prestar atención a otros síntomas que pueden ser la señal de algo más importante. Si tu bebé tiene, además de sonidos abdominales, diarrea, gases malolientes, vómitos, barriga dura e hinchada, llanto o heces con sangre, debes acudir a la consulta del pediatra.

la barriga del bebé retumba por la noche

Meconio. Tras el nacimiento, el personal estará atento a la primera micción y defecación del bebé para asegurarse de que no tiene problemas con estas importantes tareas. Puede retrasarse veinticuatro horas o más. La primera o las dos primeras deposiciones serán de color negro o verde oscuro y muy viscosas. Es el meconio, una sustancia que llena los intestinos del bebé antes de nacer. Si el bebé no expulsa meconio en las primeras cuarenta y ocho horas, es necesario realizar una evaluación adicional para asegurarse de que no existen problemas en el intestino inferior.

Sangre en las heces. En ocasiones, los recién nacidos presentan un poco de sangre en sus deposiciones. Si ocurre durante los primeros días, suele significar que el bebé tiene una pequeña fisura en el ano por las deposiciones. Por lo general, esto es inofensivo, pero aun así, avisa a tu pediatra de cualquier signo de sangre para confirmar el motivo, ya que hay otras causas que requieren una evaluación y un tratamiento adicionales. Tos Si el bebé bebe muy deprisa, puede toser y balbucear; pero este tipo de tos debería cesar en cuanto se familiarice con su rutina de alimentación. Esto también puede estar relacionado con la intensidad o la rapidez con la que baja la leche de la madre lactante. Si tose de forma persistente o tiene arcadas de forma habitual durante las tomas, consulta al pediatra. Estos síntomas podrían indicar un problema subyacente en los pulmones o el tracto digestivo. Llanto excesivoTodos los recién nacidos lloran, a menudo sin motivo aparente. Si te has asegurado de que tu bebé está alimentado, ha eructado, está caliente y lleva un pañal limpio, la mejor táctica es probablemente cogerlo en brazos y hablarle o cantarle hasta que deje de hacerlo. No puedes malcriar a un bebé de esta edad prestándole demasiada atención. Si esto no funciona, envuélvela

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad