Color de ojos del bebe segun genetica

Calculadora del color de los ojos del bebé con los abuelos y hermanos

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Los nuevos padres se preguntan a menudo de qué color serán los ojos de su bebé cuando nazca. Predecir el color de los ojos de un bebé no es tan fácil como parece. En última instancia, el color de los ojos depende del material genético que aporta cada progenitor y de cómo se mezclan y combinan esos genes.

La mayoría de los bebés de piel clara nacen con ojos azul grisáceo, mientras que la mayoría de los bebés de piel más oscura nacen con ojos marrón oscuro. Pero este color puede cambiar una vez que los ojos del bebé se exponen a la luz fuera del útero porque el iris (el anillo de color que rodea la pupila negra) tiene células que producen color.

Normalmente, este proceso de cambio de color dura unos seis meses. Sin embargo, a veces el color de los ojos sigue cambiando hasta los tres años. Alrededor del 10% de los bebés seguirán experimentando cambios en el color de sus ojos hasta la edad adulta.

Calculadora de predicción del color de los ojos

La mayoría de los bebés de Estados Unidos nacen con los ojos azules. Curiosamente, sólo 1 de cada 5 adultos caucásicos crece con ojos azules. Entonces, ¿por qué los bebés nacen con los ojos azules? Tiene que ver con la cantidad de melanina que tienen y con el aumento de ésta después del nacimiento. Esto es diferente para cada bebé.

La melanina es un pigmento que oscurece los ojos, el pelo y la piel. Cuando los bebés nacen, aún no tienen melanina en el iris. Sin embargo, desarrollan más melanina en sus primeras semanas y meses de vida. Por eso se ve que los ojos azules cambian.

Una pequeña cantidad de melanina en los ojos los hace parecer azules. Una cantidad media hace que parezcan verdes o avellana, y mucha melanina hace que los ojos sean marrones. El color de los ojos no suele fijarse hasta el primer o segundo año de edad, porque es cuando la melanina alcanza su máximo nivel.

Tener los ojos azules al nacer no tiene nada que ver con la genética. Muchos bebés, incluso los de etnias no blancas, nacen con los ojos azules. Sin embargo, la genética influye en el color de ojos que tendrá el bebé. Pero no es tan sencillo como se aprendió en la clase de ciencias.

Padres de ojos marrones hijo de ojos azules

El color de los ojos de una persona es el resultado de la pigmentación de una estructura llamada iris, que rodea el pequeño agujero negro en el centro del ojo (la pupila) y ayuda a controlar la cantidad de luz que puede entrar en el ojo. El color del iris varía en un continuo que va desde el azul muy claro hasta el marrón oscuro. La mayoría de las veces el color del ojo se clasifica como azul, verde/azul o marrón. El marrón es el color de ojos más frecuente en todo el mundo. Los colores de ojos más claros, como el azul y el verde, se encuentran casi exclusivamente entre las personas de ascendencia europea.

El color de los ojos viene determinado por variaciones en los genes de una persona. La mayoría de los genes asociados al color de los ojos están implicados en la producción, el transporte o el almacenamiento de un pigmento llamado melanina. El color de los ojos está directamente relacionado con la cantidad y la calidad de la melanina en las capas anteriores del iris. Las personas con ojos marrones tienen una gran cantidad de melanina en el iris, mientras que las personas con ojos azules tienen mucha menos cantidad de este pigmento.

Una región concreta del cromosoma 15 desempeña un papel importante en el color de los ojos. Dentro de esta región, hay dos genes situados muy juntos: OCA2 y HERC2. La proteína producida a partir del gen OCA2, conocida como proteína P, participa en la maduración de los melanosomas, que son estructuras celulares que producen y almacenan melanina. Por tanto, la proteína P desempeña un papel crucial en la cantidad y la calidad de la melanina presente en el iris. Varias variaciones comunes (polimorfismos) en el gen OCA2 reducen la cantidad de proteína P funcional que se produce. Una menor cantidad de proteína P implica una menor presencia de melanina en el iris, lo que da lugar a ojos azules en lugar de marrones en las personas con un polimorfismo en este gen.

Tabla genética del color de los ojos

Antes de que su marido empiece a mirar con recelo al lechero, puede ser útil saber que la mayoría de los bebés nacen con los ojos azules, independientemente del color de los ojos de sus padres. El iris (la estructura del ojo que rodea la pupila) obtiene su pigmento de la melanina, que es el mismo pigmento que produce el color de la piel y el cabello. En las primeras etapas de la vida, los recién nacidos aún no han empezado a producir melanina. Esto significa que, a medida que sus cuerpos comienzan a producir más, el color de los ojos puede cambiar. Al igual que el tono de la piel, cuanta más melanina haya, más oscuro será el color de los ojos. Además, el color de los ojos no es un simple rasgo genético, sino que está determinado por varios genes que pueden presentar diferentes variaciones. Por lo tanto, es totalmente posible que dos padres de ojos marrones tengan un hijo de ojos azules y viceversa.

Ahora, para profundizar en los detalles: como rasgo físico, el color de los ojos oscila entre un azul muy claro (casi gris) y un marrón oscuro (casi negro) en función de las concentraciones de melanina que se encuentran en las capas anteriores del iris. Antes se pensaba que un único par de genes que seguía patrones de herencia dominante y recesiva era el responsable del color de los ojos. Partiendo de esa suposición, no sería posible que unos padres con ojos azules tuvieran un hijo con ojos marrones.  Sin embargo, esto sí ocurre. Por lo tanto, estudios posteriores refutaron este modelo demostrando que era demasiado simplista, y que es probable que dos o más genes sean responsables del color de los ojos, convirtiéndolo en un rasgo poligénico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad